Adicción al trabajo

La adicción al trabajo es considerada como una adicción comportamental, o un trastorno adictivo no relacionado con la ingesta de sustancias. Algunos de los componentes esenciales de los trastornos adictivos son la falta de control, la dependencia y la negación del problema por parte de la persona afectada.
En el caso de la adicción al trabajo, hábitos de conducta en apariencia inofensivos y con frecuencia aceptados socialmente, potenciados por el uso de la tecnología que permite que se pueda trabajar en cualquier momento y lugar, pueden convertirse en problemáticos e interferir en la vida diaria. La interferencia se manifiesta en irritabilidad, apuro constante, impaciencia, falta de atención a necesidades de salud y dificultad tanto en las relaciones interpersonales como en encontrar tiempo para tomar vacaciones o para el esparcimiento y diversión.
En quienes suelen sobreimplicarse en el trabajo, pueden presentarse las siguientes características:
  • Alta importancia y significado del trabajo, es decir, el trabajo suele ser lo más importante en sus vidas.
  • Necesidad de control con la consecuente dificultad para delegar.
  • Perfeccionismo.
  • Autovaloración dependiente de los resultados del trabajo: si logran una actividad exitosa, la autoestima es alta, pero cuando ocurre lo contrario manifiestan baja tolerancia a la frustración y se autoevalúan negativamente. También se juega el reconocimiento social a través del éxito laboral.
  • Determinada actitud hacia el trabajo más que cantidad de horas trabajadas. Continúan pensando en sus tareas aún fuera de horario. Esto es importante ya que hay personas que deben trabajar muchas horas por necesidades económicas. Sin embargo, en cuanto terminan su trabajo, sus deseos son de esparcimiento y de realizar actividades familiares o sociales, a diferencia de los que están sobreimplicados laboralmente. No toda dedicación intensa al trabajo implica una adicción.
Hay personas muy trabajadoras que disfrutan su labor, son muy productivas y tratan de balancearlo dedicándole tiempo a actividades de ocio.
  • Dificultad para trabajar en equipo: les importa más su éxito personal que las relaciones con colegas o la producción grupal.
  • Descuido de las relaciones familiares y sociales.
  • Desinterés por las relaciones personales que no tengan un fin laboral.
  • Van a trabajar aún estando enfermas o enfermos.
  • Frecuentes síntomas somáticos como hipertensión, cervicalgias, trastornos del sueño, gastritis, mala alimentación, estrés.

Tratamiento

Suele ocurrir que las personas sobreimplicadas con su trabajo sean reacias a tratarse, ya que socialmente el ser muy trabajador está bien conceptuado. Hay usualmente una negación inicial del trastorno.
Los motivos de consulta pueden estar relacionados con desavenencias familiares, complicaciones laborales, síntomas somáticos o la toma de conciencia de la falta de interés fuera del ámbito laboral, ya sea en lo social como en lo lúdico, artístico o deportivo.
En la mayoría de los tratamientos de adicciones, la abstinencia favorece la recuperación. En este caso no es viable ya que los afectados y las afectadas deben seguir trabajando.
El aspecto central de la terapia en este caso se basará en trabajar con el paciente o la paciente la distribución adecuada del tiempo, así como también la re-evaluación de metas laborales y establecimiento de prioridades. Otros objetivos importantes son el poder delegar responsabilidades y decir que no a algunos compromisos de trabajo para, finalmente, lograr el incremento de sus actividades de ocio. El tratamiento también estará enfocado en trabajar para la mejora de la autoestima con estrategias para obtener una mayor tolerancia a la frustración.
La terapia cognitivo-conductual puede ser de gran eficacia en estos casos. Mediante tareas conductuales que apuntan a modificar el perfeccionismo excesivo y el control de estímulos, se puede lograr una re-estructuración cognitiva con el consecuente resultado de un pensamiento más flexible. El objetivo es que el paciente desarrolle un mayor control de su ritmo de trabajo, logre disfrutar de su tiempo de ocio y de esta manera mejore su calidad de vida.
– Lic. Laura Chouza
Por | 2019-01-30T12:25:08-03:00 22 de febrero de 2018|

Deje su comentario

Do NOT follow this link or you will be banned from the site!