LA MEDICACIÓN ME HACE BIEN PERO… ¿CUÁNDO PUEDO DEJARLA?

Claudia de 42 años consulta por ataques de pánico, derivada por su psicóloga. Dice: “la estoy pasando muy mal, nunca tomé nada y no me gusta la medicación, pero no doy más, necesito ayuda”. No puede ir a trabajar ni llevar a sus hijos al colegio.
Al avanzar en la 1era entrevista comenta que toma levotiroxina para el hipotiroidismo y enalapril para la hipertensión. “Eso sí se que no lo puedo dejar nunca, es diferente, tengo que tomarlo sí o sí”. Claudia nunca tuvo síntomas clínicos de hipotiroidismo o hipertensión, ambas patologías fueron descubiertas en controles médicos de rutina. Sin embargo, pudo comprender la importancia de tomar esta medicación “de por vida”. Respecto al tratamiento psicofarmacológico dice: “Tengo miedo a la medicación. No quiero volverme adicta. Cuándo voy a dejarla?”
¿Por qué hay pacientes que dicen sentirse muy mal, que aún no iniciaron el tratamiento farmacológico y ya están pensando en cuando dejar la medicación?

Hoy en día los efectos adversos de la medicación utilizada para los trastornos de ansiedad suelen ser leves, no peligrosos, y en la mayoría de los casos desaparecen durante la primera semana. Para evitar o disminuir esos efectos es fundamental que la medicación sea manejada por un especialista, comenzar con dosis bajas y aumentarlas progresivamente hasta lograr la remisión del cuadro. Es el o la psiquiatra quien sabe los tiempos que tarda en hacer efecto la medicación, con qué frecuencia debe ser indicada y los posibles efectos adversos (diferenciándolos de los síntomas ansiosos del paciente).
Sofia de 24 años inició tratamiento por Pánico y Agorafobia hace 2 meses. Ingresa a la consulta contenta por haber podido retomar la facultad, rendir y no perder ninguna materia. La paciente nota una gran mejoría, aunque aún no logra viajar sola en subte, pero sin embargo manifiesta deseos de dejar la medicación, aun cuando no presenta ningún efecto adverso. “Ya está con esto soy feliz, pensé que nunca iba a volver a soportar una clase entera.”

¿Por qué muchos pacientes a pesar de sentirse mejor con la medicación psiquiátrica quieren dejarla?

Una vez que el paciente logra la remisión del cuadro (es decir, la reducción del 90 al 100% de los síntomas) se debe realizar una fase de mantenimiento (algunos meses) con la misma dosis que logró la mejoría, así como cualquiera de nosotros continúa el tratamiento antibiótico por el tiempo indicado a pesar de haber dejado de presentar dolor o fiebre a los pocos días. La medicación continúa actuando en nuestro cerebro. Un tratamiento abandonado antes de tiempo no es un tratamiento completo y el paciente tiene altas chances de recaída.

Martín, 45 años. Hace 2 años que realiza tratamiento por Trastorno de Ansiedad Generalizada (TAG). Consultó por preocupación excesiva, pensamiento catastrófico, contracturas e insomnio. Actualmente no presenta efectos adversos a la medicación. Realiza controles psiquiátricos cada dos meses y psicoterapia semanal. Y en las últimas consultas apenas entró al consultorio dijo: “doctora estoy bien pero por favor no me saque la medicación”. Hace 6 meses, cuando se intentó retirar la medicación, no presentó ninguna recaída pero reconoció no dormir tan bien como antes y estar levemente más irritable, por lo que acordamos retomar a la dosis mínima de medicación para sostener la mejoría.

En el otro extremo están quienes presentan temor a dejar la medicación. ¿Hace mal tomar medicación durante mucho tiempo?

En la actualidad, no hay contraindicaciones para el uso de psicofármacos específicos para los Trastornos de Ansiedad a largo plazo. De hecho, muchos pacientes se benefician con esto. Podría ser el caso de aquellos que presentaron cuadros muy severos desde el inicio, que tardaron mucho tiempo en recuperarse o que presentaron varios episodios similares a lo largo de su vida. La dosis de medicación en la fase de mantenimiento suele ser menor a la del inicio del tratamiento.

También, como mencionamos anteriormente, la medicación continúa actuando y posee un efecto preventivo de futuras recaídas.

Los tratamientos de los Trastornos de Ansiedad suelen durar en promedio entre 12 y 18 meses. Sin embargo cada caso debe ser evaluado de manera particular.

Por todo lo mencionado, en caso de tener alguna inquietud o miedo respecto a la medicación o querer dejarla es fundamental consultarlo con un especialista en ansiedad.

Dra. María Laura Liceaga

Por | 2018-06-19T19:14:31+00:00 19 de junio de 2018|
Do NOT follow this link or you will be banned from the site!